¿Qué es la Terapia Gestalt?

| 0 Comentarios

La terapia Gestalt, más que otra psicoterapia humanista más, representa una filosofía de vida, una manera de vivir más consciente y auténtica.

Surgida en los años 40 gracias a Fritz Perls, médico y psiquiatra, y su esposa Laura Perls, psicóloga, posee claras influencias de las corrientes más representativas de la época: la psicología de la gestalt (centrada en el estudio de los mecanismos de percepción), el psicoanálisis, terapias corporales como la reichiana, filosofías orientales, el existencialismo, etc.

Fritz y Laura Perls.

Fritz y Laura Perls.

Según este enfoque, las necesidades no satisfechas forman “gestalts” (traducidas del alemán como forma, figura o emergente) inconclusas que reclaman atención y ser satisfechas, de modo que si no lo son producirán un estancamiento de la energía en el individuo y el surgimiento de la neurosis, la enfermedad que desarrollamos para evitar entrar en contacto con nosotros/as mismos/as y con el mundo.

Según el mismo Fritz Perls: “La terapia gestáltica, al enfatizar la conciencia de uno mismo y del mundo, se convierte en una forma de vida y de sentir que parte de la experiencia propia. Intenta integrar la personalidad fragmentada o dividida, y para ello se sirve de un enfoque no interpretativo que tiene lugar en el aquí y el ahora”.

De esta definición se pueden deducir tres de los principios fundamentales que la sustentan:

“Aquí y ahora”. La terapia gestalt se basa en el momento presente, la única realidad con la que realmente podemos trabajar, y que engloba todo lo ocurrido en el pasado del individuo.
“Darse cuenta”. El trabajo siempre gira en torno a la capacidad de “darse cuenta” o tomar conciencia de lo que ocurre en tres zonas principales. La externa, la realidad más o menos objetiva de lo que sucede en el mundo, “fuera de nosotras”. La interna, constituida por nuestras sensaciones corporales y emociones. Y la intermedia, formada por todo ese mundo de fantasías, pensamientos, juicios de valor, etc.
Responsabilidad. Derivada del inglés “respons-ability”, o “capacidad para responder”, la terapia Gestalt nos motiva a desarrollar nuestra capacidad creativa para generar nuevas posibilidades de respuesta, para aumentar nuestro registro y conseguir dejar de reaccionar automáticamente, de la única manera que solemos conocer. También nos orienta hacia una realidad difícil de asumir por muchos/as: no podemos controlar lo que nos sucede ni cómo nos sentimos (el presente no es más que la consecuencia del pasado), pero sí que somos absolutamente responsables de lo que se genera dentro de nosotros/as, y de cómo gestionamos eso que nos sucede. No son los demás los que generan emociones en nosotr@s. Es a mí a quien me pasa algo con lo que el otro hace.
Más que el porqué de lo que está ocurriendo, la intelectualización que nos lleva a desconectar del presente, la Gestalt huye de las interpretaciones y se interesa mucho más por indagar en el “para qué” el individuo actúa de esa forma, en el cómo sucede y lo vive, en de qué manera se desarrolla…, buscando siempre sustituir la intelectualización evitativa por el “sentir cómo”, que nos conecta con nuestro cuerpo, sensaciones y emociones, e inevitablemente con el presente.

Así, la terapia gestáltica presenta una visión unificadora del ser humano, buscando la integración de todas sus dimensiones: sensorial, intelectual, afectiva/emocional, social/relacional, y espiritual.

En Gestalt no se suele utilizar el término “paciente”, ya que no hace justicia a la realidad de lo que sucede en este contexto terapéutico. La persona que acude a terapia forma parte activa de su proceso de sanación y crecimiento personal, mientras que el terapeuta acompaña y posibilita el despliegue de nuevas experiencias que el usuario necesita incorporar o integrar en su conciencia. Juntos, co-crean nuevas posibilidades de respuesta, siembran semillas de nuevas realidades más satisfactorias.

En definitiva, la terapia Gestalt busca formar individuos más completos, auténticos, creativos y responsables, y convierte todo este proceso en un “arte de vida”.

mujer_feliz_con_brazos_abiertos_02

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.