La salud comienza en el intestino (III): sistema inmunológico.

| 4 Comentarios

¿Sueles padecer cansancio, infecciones frecuentes (orina, estómago…), resfriados, alergias o heridas que tardan en cicatrizar? No te preocupes, no eres la única.
Cada vez más personas experimentan a menudo bajadas de defensas, e incluso enfermedades autoinmunes, originadas por poseer un sistema inmune debilitado.

Como os expliqué en posts anteriores de la serie “La salud comienza en el intestino”, este órgano interviene de una forma esencial en el sistema inmunológico, actuando como primera barrera para defender el cuerpo de patógenos, virus y bacterias, que serían tóxicos para el cuerpo si superaran la membrana intestinal. Esta barrera intestinal está formada por diversos elementos, entre los que se encuentran las enzimas digestivas pancreáticas, el epitelio (tejido) intestinal y las bacterias que constituyen la flora intestinal.

El sistema inmunitario intestinal constituye la parte más extensa y compleja del sistema inmunitario, y cada vez ocupa más espacio en las investigaciones científicas, sobre todo en relación a las denominadas enfermedades autoinmunes, en las que, literalmente, el cuerpo “se ataca a sí mismo”. Actualmente, se estima que en torno al 70-80% de las células productoras de inmunoglobulinas o anticuerpos, principales encargadas de la neutralización, destrucción y/o eliminación de patógenos, se encuentran en el intestino.

Según F. Guarner, de la Unidad de Investigación del Aparato Digestivo del Hospital Universari Vall d´Hebrón de Barcelona, “los instrumentos de biología molecular desarrollados recientemente sugieren que todavía se ha de describir una parte sustancial de las comunidades bacterianas del intestino humano. No obstante, están bien documentados la relevancia y el impacto de las bacterias residentes en la fisiología y la patología del huésped. Las principales funciones de la microflora intestinal incluyen (1) actividades metabólicas que se traducen en recuperación de energía y nutrientes, y (2) protección del huésped frente a invasión por microorganismos extraños. Las bacterias intestinales desempeñan un papel esencial en el desarrollo y la homeostasis del sistema inmunitario. Los folículos linfoides de la mucosa intestinal son áreas principales para la inducción y la regulación del sistema inmune. Por otra parte, se dispone de evidencias que implican a la microbiota intestinal en ciertos procesos patológicos, incluyendo el fallo multi-orgánico, el cáncer de colon y la enfermedad inflamatoria intestinal”. Y no es el único. Las principales investigaciones en este campo van en la misma dirección.

Llegados a este punto, y empezando a tomar conciencia de la importancia que posee nuestra salud intestinal también en el desarrollo y buen funcionamiento de nuestro sistema inmunitario, ¿qué podemos hacer para mejorarlo?

Como os he comentado en posts anteriores, la clave para mantener nuestra salud intestinal y mejorar y mantener nuestra flora bacteriana, y con ella nuestras defensas, es principalmente lo que comemos.

 

1º Una alimentación rica en fibra y en vitamina C favorece el equilibrio de los microorganismos beneficiosos de nuestro organismo. Por ello, debemos consumir a diario hojas verdes, verduras y frutas, y si lo deseas, cereales integrales. Son alimentos ricos en fibra: la lechuga, espinacas, espárragos, brócoli, zanahoria cruda, patata con piel, manzanas y plátanos, y especialmente ricos en vitamina C: el pimiento rojo crudo, el superalimento camu-camu, los cítricos, kiwis, fresas, perejil… Por este mismo motivo, deberías eliminar de tu alimentación los alimentos refinados, desprovistos, además de fibra, de muchos otros nutrientes.

bigstock_Colorful_Fresh_Group_Of_Vegeta_499942[1]

Consumir un balance adecuado de ácidos grasos. Los estudios más recientes demuestran que un consumo excesivo  (y el 99% de la población hace un uso de ellos más que excesivo) de grasas saturadas y ácidos grasos omega 6, como las presentes  sobre todo en productos de origen animal, pero también en vegetales como los aceites refinados (palma, girasol, soja, maíz…), la margarina o algunos frutos secos, provoca un efecto supresor en el sistema inmunitario, pudiendo dar origen a alergias, eccemas, asma o enfermedades autoinmunes. Por su parte, los ácidos grasos omega 3 poseen un efecto antiinflamatorio. Son alimentos vegetales ricos en estos ácidos grasos las semillas de lino y su aceite, la chía, el cáñamo o las nueces. Aunque el tema de las grasas es muy extenso y complejo, con la idea principal con la que debes quedarte es con que debes reducir el consumo de grasas en general, sobre todo los aceites y las de procedencia animal, y favorecer en tu alimentación las que contengan ácidos grasos omega 3, pues en el equilibrio está la clave.

 

3º El consumo de probióticos también posee múltiples beneficios para nuestra salud gastrointestinal y el sistema inmunológico. Los alimentos vegetales con más probióticos son los fermentados, entre los que se encuentran el chucrut o col fermentada,  el miso, las microalgas como la chlorella, el tempeh o el té de Kombucha. En ocasiones, también suelo recomendar suplementar con probióticos en forma de comprimidos.

 

Vitamina D. Numerosos estudios también han descubierto que esta vitamina resulta crucial para activar las defensas de nuestro cuerpo. Exponernos a la luz solar con frecuencia debería proveernos de la cantidad suficiente, pero debido a los bajos niveles de esta vitamina que presenta la población en general, muchos expertos recomiendan el consumo de un suplemento dietético.

 

5º Y por último, y no por ello menos importante, eliminar o evitar al máximo todo aquello que daña nuestra salud intestinal, sobre todo, como ya he mencionado: una alimentación basada en proteínas, grasas y alimentos refinados, el consumo de alcohol y tabaco, así como de antimicrobianos (antibióticos, antivirales y antifúngicos), la píldora anticonceptiva y el estrés físico y emocional continuado.

 

Así que ya sabes. Si quieres mejorar tu sistema inmunológico: ¡cuida tu intestino!

4 Comentarios

  1. Querida Estefania. Te felicito por el artículo.
    Para mi es muy interesante. Sobretodo porque tengo una autoinmune !!.y estoy luchando por combatirla ¡!
    Gracias.

  2. hola, a mi me han diagnosticado candidiasis y fatiga adrenal y todo el mundo me recomienda el consumo de proteina animal en cada comida del dia, ya que las legumbres y cereales me sientan mal, no puedo consumir frutas ademas de muchos tipos de vegetales, ni frutos secos y un largo…. no se si me podrias dar algun consejillo gracias

    • Buenos días, Rocío! La alimentación hay que ordenarla muy bien en función del contexto particular de cada persona, así que yo no creo en las dietas estándar de por sí. Escríbeme a info@estefaniamartel.com y vemos con más detalle tu caso.

      SALUDos!

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.