Mi experiencia: la candidiasis se cura.

Me paro a pensar, y me parece increíble que “tan sólo” hayan pasado dos años desde que le puse nombre a lo que me ocurría, y comenzara esta nueva etapa de sanación y aprendizaje gracias a la candidiasis.

Aún recuerdo la enorme sensación de alivio que sentí cuando, gracias a las aportaciones de varias personas que la habían padecido y que me ayudaron a verlo, descubrí lo que me ocurría.

LOS COMIENZOS

Fue poco después de que me diagnosticaran oficialmente de intolerancia a la fructosa, y me condenaran a una vida miserable sin poder comer prácticamente nada vegetal. Durante un tiempo intenté seguir una alimentación vegana (ya lo era por los animales) baja en fructosa, pero no mejoraba en absoluto, así que un día de agosto simplemente me harté de que todo me sentara mal, y dejé de comer. No fue un ayuno racional ni planificado, así que no lo recomiendo en absoluto, pero siento que fue lo que necesité hacer para parar y crear un punto de inflexión (dicen que situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas…).

PRIMER AYUNO HÍDRICO

Así que en pleno agosto de 2012, me dispuse a llevar un ayuno a sólo agua de al menos una semana para darle un descanso a mi cuerpo y comprobar cómo me sentaba la vuelta a la comida. Físicamente fue una experiencia bastante desagradable (describiré mi experiencia con los ayunos en otro post), pero lo recuerdo como la primera vez que me sentí realmente en paz y plena por dentro. Además, cuando volví a introducir la fruta y las ensaladas, me sentí genial, sin absolutamente ningún síntoma, pero la ansiedad por comer regresó, y al volver a consumir aceite y cocinados, todos los síntomas de malestar también. Lo bueno fue que descubrí que la fruta y los vegetales en general, a los que supuestamente era intolerante, no me sentaban mal con el estómago vacío, así que algo tenía que estar  fallando para que al reintroducir grasas y comida cocinada/procesada (ahora sé que eso fue lo que hice mal!) todos mis síntomas regresaran.

MIS SÍNTOMAS

Para que os hagáis una idea, esta es una lista de los síntomas que puedo recordar, algunos presentes en mí desde que tengo uso de razón:

–  Bronquitis, sinusitis, faringitis y laringitis crónicas, neumonías y alergias. Tos y mucosidad abundante y constante. Afonía.

–     Hinchazón abdominal, vientre muy duro, gases, punzadas de dolor, estreñimiento alternado con diarreas. Retención de líquidos.

–     Infecciones vaginales. Flujo espeso y maloliente, picor, dolor, sequedad y hasta sangrado al mantener relaciones sexuales. Infecciones de orina recurrentes.

–      Irresistible deseo de comer carbohidratos (pan, patatas, dulces…)

–      Sensación de borrachera y resaca, sin haber consumido alcohol.

–     Piel extremadamente seca, incluida la de los labios y el cuero cabelludo. Sensación de picor constante.

–    Llagas de pus en boca, lengua y garganta.

–   Náuseas, vómitos.

–   Cefaleas tensionales, dolores de cabeza constantes.

–    Depresión, altibajos emocionales, cambios de humor. Ideas suicidas, sensación de “no pertenecer a este mundo”, apatía.

–    Dificultad para concentrarme y pérdidas de memoria.

–    Mareos. Sensación de debilidad y cansancio extremo.

–    Calambres musculares. Hormigueo en piernas.

–    Intolerancia a la fructosa.

–    Insomnio, pesadillas.

 

Como os podréis imaginar, mi vida era un infierno…

Si consultáis la lista de síntomas y enfermedades asociadas a la candidiasis crónica, yo presentaba prácticamente el 100%, así que estaba claro. Por lo menos ya podía comprender por qué me pasaba lo que me pasaba, y que mi novio dejara de pensar que era una “exagerada” o una hipocondriaca 😉

 

PRIMER PASO: ELIMINAR TÓXICOS Y AUMENTAR VEGETALES CRUDOS.

 

Llegado este momento, y teniendo claro que se trataba de un problema de origen intestinal, comencé a seguir la típica dieta anticándidas muy baja en hidratos de carbono (a la vez que 100% vegetal, claro), intentando eliminar  tóxicos (gluten, refinados, azúcar, fritos, etc…) y meter todo el crudo posible en forma de ensaladas y licuados con vegetales. A pesar de que los síntomas parecían disminuir en intensidad, no me acababa de sentir bien. Continuaba perdiendo peso a pasos agigantados, y la sensación de  hambre era constante, así que a menudo recaía y comía cosas que me hacían daño. En medio de todo esto, aproveché un retiro de meditación en otoño para realizar otro ayuno a base de aceite de coco, agua y hierba de trigo e intentar seguir limpiando mi intestino (entonces aún tenía la idea de que tenía que “matar a las cándidas”, de ahí que usara el aceite de coco como antifúngico).

En  navidades, después de más de 6 meses sin probar la fruta más allá de alguna manzana ácida o alguna papaya, y echándolas mucho de menos, me atreví a volver a introducir alguna, y probé con las mandarinas. Oh, diosss… aún recuerdo la primera que comí, en la playa, frente al mar… ¡Me supo a gloria! Y aún a pesar de que al principio mi cuerpo protestaba un poquito, me permití comer de vez en cuando naranjas o mandarinas en ayunas, bien separadas de las comidas principales.

 

SEGUNDO PASO: DETOX Y PEQUEÑOS AYUNOS. PERMITIR AL SISTEMA DIGESTIVO DESCANSAR Y DESINTOXICARSE.

A finales de invierno también me decido a hacer una detox a licuados de frutas y verduras durante 10 días, y además de que mis síntomas continuaban disminuyendo, me sirvió para terminar de confirmar lo muchísimo que me gustaba la fruta y lo bien que me sentaba siempre que no la mezclara con cocinados o procesados.

Tras esto, en la primavera de 2013, habiendo ya mejorado muchísimo con una alimentación cruda al 80% alta en vegetales sobre todo pero también en grasa, sentía que me faltaba algo, que no me acababa de sentir bien ni mis digestiones eran del todo adecuadas.

 

TERCER PASO: REDUCIR GRASAS, AUMENTAR FRUTA.

Fue entonces cuando me llegó información acerca de la dieta 801010 de Douglas Graham, que básicamente afirma que el problema de la candidiasis radica en el consumo excesivo de grasas, y no en el azúcar. Muy resumidamente, propone comer al menos un 80% de hidratos de carbono en forma de frutas y verduras, y máximo un 10% de calorías procedentes de proteínas y grasas. Me costaba mucho creer que alguien con candidiasis “debiera” comer tanta fruta sobre todo dulce (para mí estaba asociada a gases y dolor), pero por otro lado exponía claramente cómo está demostrado que el excesivo consumo de grasas bloquea la producción de insulina, y por tanto ésta no puede metabolizar el azúcar presente en sangre, quedando ésta a disposición de las cándidas.

Esta información encajó conmigo, ya que era consciente de que para intentar saciar el hambre que me provocaba no consumir hidratos de carbono tiraba mucho de aguacates, coco, cacao y frutos secos. Así que el último paso que di fue eliminar durante unos días el consumo de grasas, y tras esto, comenzar a reintroducir frutas dulces, descubriendo que había una en especial que me hacía sentir estupendamente bien: el plátano. Poco tiempo después descubrí que esto era debido a su alto contenido en triptófano, un aminoácido precursor de la serotonina, neurotransmisor de la “felicidad”.

Así, tras unas semanas comiendo 100% crudo y llevando a cabo más o menos fielmente la 801010, en la primavera-verano de 2013 mis últimos síntomas acabaron de desaparecer. Digestiones ligeras, nada de flujo vaginal, volver a dormir bien, una energía y una alegría desbordantes…

 

386951_10151160017595189_312914602_n (1)

 

¿CÓMO ME HE SENTIDO DESDE ENTONCES?

Tras los primeros meses comiendo al 100% crudo, en otoño de 2013 volví a comer cocinado primero esporádicamente, y después de manera cada vez más frecuente hasta establecerme en el punto en el que estoy en la actualidad, llevando una alimentación al menos en un 80% cruda, alta en frutas y baja en grasas, y con algo de cocinado saludable (verduras, patatas al vapor, quinoa o arroz integral) habitualmente en la cena, e incluso permitidos no saludables esporádicamente (fritos, azúcar, gluten). Me encantaría poder prescindir completamente de estos permitidos no saludables, pero por diversas cuestiones hoy por hoy me resulta complicado, así que al menos intento evitarlos lo máximo posible.

En este año y medio sólo he tenido un par de brotes de candidiasis, en etapas en las que he manejado mucho estrés y he comido fatal. Lo que antes eran síntomas constantes, ahora son una muy rara excepción, y desaparecen enseguida (normalmente no más de 24-48h). El resto del tiempo me siento francamente bien, sobre todo en los días en que estoy al 100% crudo. Para mí comer al 100% crudo es igual a sentirme a un 9 o 10 de felicidad y salud, y comiendo cocinado saludable me siento en torno a un 8, lo cual teniendo en cuenta que hace dos años me sentía en torno a un 1 o 2 , no está nada mal, ¿no creen?

La única diferencia que noto cuando como demasiado cocinado o procesado es que me siento con menos energía, que mis digestiones son más pesadas y me siento más triste y apática (¿cuántas depresiones sin motivación aparente no estarán causadas por la alimentación?), pero si es algo esporádico en cuanto vuelvo a una alimentación alta en frutas y crudos me vuelvo a sentir genial.  Aún así, soy consciente de que aún me queda un largo camino de aprendizaje, y algunos problemas de salud que solucionar, como terminar de sanar mi hígado y equilibrar mi sistema hormonal.

 

DICHO TODO ESTO, ¿LA CANDIDIASIS SE CURA?

ABSOLUTAMENTE SÍ. ¿Significa esto que no volverás a tener ningún brote o que podrás volver a comer lo que quieras sin que te afecte negativamente?  NO.

Con la candidiasis ocurre lo mismo que con cualquier otra enfermedad: cuando dejas de cuidarte o fuerzas demasiado a tu cuerpo, éste se manifiesta a través de una serie de síntomas con las que poder reparar el daño y restablecer su equilibrio. Pero la buena noticia es que existe una manera en que puedes llegar a sentirte realmente bien, y cuando consigues sanar física y emocionalmente puedes permitirte “caprichos no saludables” ocasionalmente, pues tu cuerpo posee la suficiente energía vital como para reparar el daño sin mayores consecuencias.

 

¿CUÁLES CREO QUE HAN SIDO MIS FACTORES DE ÉXITO?

  • TERAPIA EMOCIONAL. Siempre digo que estoy convencida de que sin el proceso de autonocimiento y crecimiento personal que viví gracias a la terapia gestalt no me hubiera curado tan rápido. Para mí la alimentación es la base, las raíces, pero desde ahí todo lo demás es autonocimiento y crecimiento a nivel emocional/espiritual. Yo tuve que aprender a “tragar” menos para asimilar mejor las cosas que me sucedían (comía), a centrarme en poquitas cosas que realmente me nutrieran e hicieran sentir satisfecha y feliz, y a poner límites y decir que no. Sané la relación con “la madre” (la biológica, la comida, los cuidados, la ternura, el amor incondicional), y eliminé de mí la culpabilidad y la fantasía de que si era perfecta me querrían más. Mejoré mi autoestima, y comprendí que no sólo no soy ni estoy “sucia” (los hongos se alimentan de lo sucio, lo podrido), sino que además merezco que me amen y me cuiden tal y como soy ^^
  • Mantener una alimentación en al menos un 70-80% cruda baja en grasa.
  • Llevar 8 años con una alimentación 100% vegetal me permitió eliminar gradualmente los tóxicos de origen animal, y acortar el tiempo de transición que necesitan otras personas que sí comen animales.
  • Los ayunos /detox. Aunque hoy no los realizaría de la misma manera, en su momento me sirvieron para permitir descansar a mi sistema digestivo y aprender muchísimo de mí misma, y bien asesorados y llevados a cabo me parecen un excelente método de depuración, regeneración y contacto con una misma.
  • La hierba de trigo (wheatgrass) tomada en ayunas. Sigue siendo de mis superalimentos favoritos <3 Un excelente limpiador intestinal, regenerador de la sangre e hipernutritiva.
  • Hacer una transición progresiva, sin prisas. Cultivar la PACIENCIA.
  • Hacer comidas sencillas y masticar y ensalivar muy bien.
  • Preguntarme siempre: ¿qué tengo que aprender? ¿Qué me quiere decir este síntoma? Confiar, confiar y confiar 🙂

35 Comentarios

  1. Gracias Estefania por abrirte de esta manera y compartir tu experiencia.

    Aún recuerdo cuando leí un post tuyo hace un año en el blog del Universo de Cris. Me acuerdo que me alegré mucho cuando vi que tu habías podido volver a comer fruta (si no comías grasas). Y me diste la clave para mi propio proceso de curación al leer sobre la importancia de la parte emocional. A raíz de eso empecé un pequeño diario de curación donde iba anotando día a día cómo me sentía, si había algo que me hubiera molestado/alterado, qué comía, qué hábitos saludables seguía y que relación tenían con la evolución de las candidiasis vaginales.

    Curiosamente (o no) los temas que he tenido que trabajar coinciden mucho con los tuyos: aprender a decir “no”, sanar la relación con la “madre”, no exigirme ser perfecta… El camino de aprendizaje es infinito, pero siento que he hecho pasos de gigante. Des de hace ya un tiempo largo no tengo brotes de candidiasis, y aunque me he relajado un poco más, sigo cuidando mucho la alimentación.

    Gracias,

    alba

    • ¡Muchas gracias por escribir y por compartir tú también tu experiencia conmigo, Alba! De verdad que me alegra muchísimo que tú también hayas podido conocerte mejor gracias a la candidiasis, y no… no es casualidad que muchas enfermedades estén relacionadas con determinados patrones psicoemocionales, y que cambiando éstos, sanemos también físicamente.

      Si es que al fin y al cabo somos Uno… y atendiendo a nuestro cuerpo y a nuestra mente nuestro Ser cambia en conjunto.

      Mucha salud y mis felicitaciones para tí. Un abrazote!

  2. Gracias por compartir! Gran inspiración!

  3. Muy bueno tu relato.. yo sigo en la lucha con la candidiasis… hace unos seis meses que me la detectaron… pude bajar los valores bastante.. pero después de descuidarme los volví a subir y por supuesto aparecieron los síntomas…. esos vaivenes anímicos los tengo todo el tiempo… seguiré aprendiendo y luchando.. no queda otra…

    • Buenos días Rodolfo! Gracias por leerme y comentar. Es importante entender que esto no es una lucha, si no un aprendizaje… y que mientras sigamos creyendo que hay algo contra lo que luchar o que “matar”, inevitablemente nos estaremos atacando a nosotros mismos…

      Resulta más saludable aprovechar esta oportunidad que nos brindan las cándidas para enfocarnos en qué debemos aprender, y con paciencia, perseverar en ello.

      Te mando un abrazo y mucha salud!

  4. He seguido la dieta por ya un largo tiempo.pero esta de las grasas me parese muy interesante.siempre entendi de no comer frutas para contrarestar la candidiasis. Y referente a la emocional en este momento de mi vida me estoy dando cuenta que esta esta relacionada en conjunto con el estrés con la candita.y que aparte de la dieta tengo que buscar ayuda para lo emocional y el estres.Gracias estefania por conpartir tu experiencia. Con tanta gente.

    • Gracias a tí Carmen! Efectivamente, la candidiasis implica un tratamiento no solo a nivel físico, sino también emocional. Espero que consigas aprender lo que necesitas y que recibas la salud que mereces.

      Estoy aquí para lo que necesites!

  5. Hola soy nueva por aquí! Gracias por aceptarme en tu grupo!
    Sabes estoy contenta de leer tu testimonio, es bonito saber que una no esta sola y me siento bien, todos los comentarios tienen algo en común, el deseo de sanar y yo estoy en este proceso, pensaba porque ami!, ahora pienso para que ami!, y me hace valorar mas lo que se, soy vegana pero aun así me falta desintoxicarme en general,cuerpo mente y espíritu, me ha inspirado tu ejemplo, a comer mas crudos!, seguimos en comunicación .
    Hasta pronto!

  6. Hola Itzel! Qué bonito tu mensaje y esa parte en la que recalcas el “para qué” a mí! Esa es la actitud! Preguntarnos siempre qué tenemos que aprender, abandonar el victimismo y empoderarnos. Porque sólo responsabilizándonos de nosotras mismas podremos emplear toda esa energía en aprender y sanarnos.

    Mucho ánimo y paciencia en tu aprendizaje. Un abrazo!!

  7. Hola Estefanía, soy Eva, 20 años. Hasta hace poco estaba empezando a creer que lo que me decían los médicos era verdad, “que era hipocondríaca y que necesitaba un psiquiatra”, pero me estoy dando cuenta de que mis dolores están totalmente justificados y no soy la única a la que le pasa. La descripción de tus síntomas son exactamente igual a los míos ahora, no hay nada que no me esté pasando… No sé si a ti te pasó, pero yo he tenido que parar y dejar “mi vida” porque estoy en un punto que me es imposible ir a la Universidad con tanto cansancio y dolor, y es frustrante “quedarte atrás” mientras todo tu alrededor continúa con su vida.

    Yo llevaba ya 6 años con una vida de poca calidad porque me habían atiborrado a antibióticos por faringitis recurrentes, pero este último año me estalló una tiroiditis de Hashimoto y a partir de ahí, cada vez a peor, hasta ahora.. Y tras mil médicos de medicina convencional me decidí ir a una naturópata, que me ha escuchado y ha ido directa al grano: CANDIDIASIS. Ahora estoy en la primera fase del tratamiento, siguiendo una dieta al estilo de la de Cala Cervera, pero leyendo tu experiencia me estoy dando cuenta que también hay otra forma de llevarlo a cabo..

    Y bueno, por último, después de todo el rollo que me he marcado (pero encontrar esto ha sido un alivio de sentir que no estoy sola), decir que el aprendizaje que estoy teniendo está siendo increible, yo antes no comía verdura, fruta tampoco por la maldita intolerancia a la fructosa, y ahora estoy probando toda la verdura cruda que puedo. Al igual que sé que tengo que aprender a decir “no”, y a no ser tan perfeccionista.

    En fin, a mi todavía me queda un camino bastante largo, pero sé que esto va a marcar un antes y un después en mi vida, y leerte ha sido el impulso que necesitaba. Mil gracias por compartir tu experiencia 🙂

    • Hola Eva! Millones de gracias a tí por compartir tu experiencia también, de verdad 🙂 Me emociona ver cómo tantas personas compartimos experiencias y aprendizajes, y cómo mi ejemplo puede servir de esperanza. No hay cosa que me haga más feliz que demostrar que se esté en un infierno como el que viví yo, se puede salir y recuperar la salud y la alegría.

      Te contesto por privado y te cuento mejor 😉

      Abrazo!

      Estefanía.

  8. hola estefi te comento que desde inicie mi tratamiento para la candidiasis fue nefasto . tenia sensaicon de ahogo no olia hace 4 años tengo candidiasis vaginal e intestinal y reflujo y ahora al iniciar la dieta se ve que libere muchas toxinas y estoy con fibromialgia y viendo borroso..No se bien que comer pero trato de seguir mas o menos la dieta de cala cervera porque me encuentro muy mal nutrida a causa de todo esto. necesito un mensaje de esperanzas. tambien me esta afectando la parte tiroidea y estoy anemica con las plaquetas y los globulos bajos.. gracias
    lucila

  9. Estoy haciendo gestalt y constelaicones y tratando mi relacion con mi mama! tambien estoy con hashimoto

  10. Muchísimas gracias estefanía por tu relato. Yo hace unos 10 años que creo que sé que tengo candidas, estuve haciendo dieta de cala cervera, pero no funciona al dejarlo.
    Hice un curso de comida crudivegana, y este es el paso que necesito dar, poco a poco, y probarlo
    el hecho de poder volver a comer fruta me encanta, voy a probarlo aunque en transicion lenta , poc a poc

    un abrazo a tod@s los que estamos pasando por esto

    • Muchas gracias a tí también por compartir tu experiencia, Noemi. Efectivamente, muchas famosas dietas “anticándidas” no suelen tener éxito a largo plazo porque no van a la raíz del problema. Recuperar nuestra salud física y emocional requiere volver a nuestra alimentación fisiológica, y un compromiso para toda la vida con nosotras mismas.

      Ánimo con tu transición y tu regreso al paraíso que todas las personas merecemos vivir. Aquí estoy para lo que necesites.

      Abrazo!

  11. Hola Estefanía. En primer lugar muchísimas gracias por este blog, creo que las personas que sufrimos candidiasis necesitamos apoyarnos y es un alivio encontrar gente que está dispuesta a ayudar con su ejemplo.
    Yo sufro candidiasis desde hace más de dos años. En un principio era intestinal pero ahora es vaginal y la verdad que la vida se puede convertir en un verdadero infierno en el plano emocional, social y mental. Yo creo que he probado prácticamente todo: pastillas, cremas, óvulos, dieta estricta, acupuntura, homeopatía. Todo funciona al principio y luego vuelven a aparecer.
    Quería preguntarte si hay una fuerte sensación de die-off con esta dieta y como cuánto tiempo calculas tú que tienes que ser estricta con ella. Supongo que todas las respuestas varían en función de la situación de cada cual, pero es por hacerme una idea. Empiezan las fiestas navideñas y estaba pensando en comenzar en enero, pero igual es mejor que empiece antes y cuando no me quede otra que socializar me la salte en la medida de lo que considere adecuado.
    Gracias por tu tiempo y conocimientos.
    Un abrazo.
    María.

  12. Hola María! Gracias por compartir!

    Sí, yo también probé con todo, y sólo la terapia emocional y la transición paulatina a nuestra alimentación físiológica junto a pequeños ayunos me han llegad a servir realmente.

    Me resulta imposible darte una aproximación temporal en cuanto a la recuperación. Todo dependerá de tu historial: cómo ha sido tu alimentación, medicamentos, drogas, salud psicoemocional… Y fuera lo que fuera, me atrevería a decir que la salud completa tarda años en alcanzarse, pero las mejorías pueden empezar a notarse a los pocos meses. Hay que aprender a tener paciencia y confiar en nuestros organismos (en nosotras).

    Los síntomas de muerte y eliminación de cándidas pueden ser más o menos desagradables en función de hasta qué punto hayan llegado a crecer y colonizar tu cuerpo, y de cómo de gradual sea la transición que realizas. Lo ideal es ir regulando y reequilibrando en función de cómo te vayas sintiendo y lo que puedas soportar en cada momento. Es todo un “arte”…pero del que se acaba aprendiendo muchísimo 🙂

    Te deseo todo el ánimo del mundo. Para lo que necesites por aquí estoy.

    Abrazo y salud para tí!

  13. de cuantos años de evolucion fue lo tuyo estefi?fue cronico?

    • Hola Luli! Disculpa, pero no había visto este comentario!

      Hasta donde me alcanza la memoria, y por la información que también me proporcionó mi madre, yo tengo síntomas desde que nací, aunque siempre recibí diagnósticos relacionados con la candidiasis (sinusitis, faringitis y bronquitis crónicas, alergias, neumonías, depresión,etc…). Los médicos sólo me diagnosticaron candidiasis vaginal, así que fui yo la que tuve que investigar por mi cuenta, atar cabos y descubrir lo que me pasaba.

      El que algo sea crónico no quiere decir que tenga que ser así para toda la vida, sino que es así como ha sido hasta ahora 🙂 Si no fíjate en mí, intolerante a la fructosa, y un año después frugívora 🙂 Así que no pierdas la esperanza!

  14. hola, que tal yo también tengo candidiasis intestinal, podrías enviar recetas de tu dieta crudivegana o de un día de ayuno como lo haces? grcias

    • Hola Pilar!

      Yo no soy partidaria de dar recetas ni ejemplos de cómo yo como, ya que para llegar hasta donde estoy he tenido que transitar un camino, y si tú probaras a comer como yo seguramente te sentaría mal, ya que tu intestino y cuerpo en general necesita un tiempo para ir regenerándose y eliminando toxinas. Por eso yo elaboro planes dietéticos “de transición”, ya que siempre hay que partir del punto en el que se encuentra cada persona, para desde ahí ir avanzando hacia una dieta óptima. Con los ayunos pasa igual, hay que saber hacerlos bien, así que tampoco conviene hacerlos en cualquier momento ni a lo loco. Por eso cualquier asesoramiento debe ser personalizado, y no basado en dietas ni consejos “estándar”.

      Así por lo menos es como lo veo yo, y como me gusta acompañar 🙂

      Mucha salud para tí!

  15. Hola Estefanía me ha encantado leerte y justo estoy desde hace 6meses, sufriendo a mi cabdidiasis. Llevo estos meses viviendo casi un infierno sobretodo cuando se va mi regla, los tres días siguientes son una pesadilla del dolor. Estoy contigo en esto de “a dónde me lleva” la candidiasis y es a pacificarme con mi sexualidad a amarme y a poner límites sanos, acabé la formación gestalt hace dos años y me hice vegana en el proceso y aquí estamos mi candidiasis y yo. Por lo que respecta a mi seguimiento físico ( a parte del psico-emocional) me dieron varios tratamientos y sigo “sufriendo” me he planteado cambiar de médico según mi ginecólogo mi candidiasis es por lavados vaginales con jabones no aptos y yo digo que si me dura tanto tiempo no es normal, ahora me planteo cambiar de médico y comer más alimentos crudos como bien mencionas y hacer unas cuantas “sillas calientes” de gestalt je je un abrazo y gracias por compartir

  16. Hola Valeria!
    Disculpa por tardar tantísimo en responder, pero se me había pasado tu comentario. Gracias por compartir tu experiencia conmigo. Aunque sé por experiencia que el camino es duro, resulta agradable leer como personas valientes como tú deciden transitarlo también. Es bueno que, gracias a la Gestalt, tengas la atención bien puesta en qué mensaje te están transmitiendo nuestras amigas las cándidas, pero igualmente importante es que te centres en la regeneración física que necesita tu intestino, y para eso la alimentación y los ayunos son fundamentales.

    Si necesitas de un asesoramiento más personalizado puedes escribirme a info@estefaniamartel.com

    Un abrazo!!

  17. Hola,
    Tuve problemas vaginales y me recetaron óvulos sin dignosticarme. Una semana después tuve amigdalitis bacteriana y me recetaron antibióticos. Otra semana mas tarde me salió lo que yo pensaba que era herpes en las comisuras de los labios y luego tenía lengua blanca y estreñimiento, cosa extraña siendo vegetariana. Con esos únicos síntomas y buceando en la red me di cuenta de que tenía candidiasis intestinal.
    Después de leer tu experiencia se me ocurrió que tenía que buscar la solución mas rápida y radical, el ayuno. No fui al médico esta vez. Pase 4 días casi sin comer, en algún día comí 1 plátano para poder aguantar. Ahora, 2 días después estoy haciendo dieta crudivegana y creo que ya estoy casi curada. Mis síntomas, lengua blanca y estreñimiento, han desaparecido y haciendo el test de escupir en un vaso, el agua queda casi limpia.
    Gracias por compartir tu experiencia y desde luego animo a los que tengan problemas intestinales a hacer ayuno para curarse.

    • Hola Esther! La candidiasis, como todo, necesita de paciencia y tiempo para solucionarse, y por experiencia propia también sé que los cambios demasiado bruscos y rápidos suelen traer más problemas que beneficios, ya que se necesita de tiempo para llegar a profundizar y afianzar los hábitos de vida que necesitamos incorporar para sanarnos. Por eso te animo a que vayas a un ritmo más sosegado y que le des a tu cuerpo los tiempos que necesita.

      Ayuno y buena alimentación como fuentes de salud, sí, pero aprender a cultivar la paciencia y una buena relación con nuestro cuerpo y nuestra mete también son indispensables.

      Para cualquier cosa, puedes escribirme a info@estefaniamartel.com

      SALUDos!!

  18. Muchas gracias Estefanía, hace unos meses descubrí que tengo candidiasis, bueno, lo descubrí hace más pero fui consciente hace unos meses. Gracias a tus consejos y los de otra gente desinteresada estoy empezando a sentirme mejor.

    Espero que estemos en contacto

    Saludos

    • Gracias por tu mensaje, Carmen.

      Me alegra que te vayas sintiendo mejor, y ojalá te recuperes del todo pronto.

      SALUDos afectuosos.

  19. ME PUEDES ESCRIBIR A MI CORREO D EVERDAD NECESITO TU AYUDA

  20. Hola mucho gusto en conocerte mi preocupación es este problema que tenemos mi esposo y yo, el es diabético y vimos tu video nos dejó claro que podemos estar mucho mejor, el tiene 75 años y yo 62 aún con mucha vitalidad ambos, productivos y cuidando tener calidad de vida, le subio los niveles a 250 de azúcar, cambié la alimentación y en 5 días bajó a 165, esperamos esta semana lograr bajar su azúcar a la normalidad, soy psicóloga terapeuta y aplicaré tus recomendaciones, te pedimos de favor si puedes decirnos si hay probabilidad de en algún momento él deje la metformina que toma 1 cada 8 horas, está claro que se puede regularizar el páncreas, con mucha FE, ejercicio fisico, alimentación adecuada y productividad se podrá lograr, pero cientifucamente usted cree que lo logre mi esposo? De antemano muchísimas gracias un saludo desde Boca del Rio, Veracruz, México.

    • Buenas noches, Blanca.

      Muchas gracias por escribir y confiar en mí para consultarme su duda. Lamentablemente, no soy médico ni especialista en fármacos, y aunque lo fuera, me parece muy complicado predecir si alguien va a poder en determinado momento dejar de depender de ellos. De lo que no cabe duda es que con una buena alimentación y estilo de vida pondrá todo de su parte para mejorar al máximo su calidad de vida.

      Les envíos saludos afectuosos a ambos y mis mejores deseos de salud y serenidad.

  21. Estefania buenas tardes,

    Yo hace como 4-5 años que padezco candidiasis, me costo saber lo que era y me recuperé 2 veces en este tiempo y he vuelto a caer. Me esta machancando mucho psicologicamente, ya que me noto hinchado, tengo eccemas en la piel, y me da miedo que me produzca algo mas grave a nivel intestinos, ya que la permeabilidad intestinal es muy grande y por ello supongo que es peligroso para el colon.
    LLevo una dieta tipo Cala con fungicidas, suplementos vitaminicos y minierales y probioticos.
    Mi pregunta es si conoces alguien en Valencia, que me pudiera tratar. Gracias

    • Buenas noches, Domi!

      Gracias por escribir y compartir tu experiencia. Entiendo perfectamente tu desesperación. Si has vuelto a recaer y sigues teniendo esos problemas es que no ha sido una recuperación real ni completa, o que te has vuelto a descuidar mucho. Habría que analizar tu caso con detenimiento. A mí parecer la dieta estilo Cala y las típicas “anticándidas” están bastante obsoletas, y hay que cambiar el enfoque de “anticándida” a “pro-salud intestinal”, y te aseguro que la cosa cambia.

      En Valencia no conozco a nadie, pero yo atiendo por videollamada a otras ciudades españolas y países, así que si quieres más info me puedes escribir a info@estefaniamartel.com

      SALUDos afectuosos.

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.